Como les cuento en el título de este post, hoy quiero contarles un poco más sobre cómo empezó Mujeres Que Emprenden hace ya poco más de dos años.  No me gusta mucho hablar de mí misma, pero siento que tal vez les puede servir a muchas de ustedes para animarse a dar “el gran paso” y comenzar su propio camino por el mundo emprendedor.

Romper con lo viejo

Desde hace más de siete años me especializo en diseño gráfico para pymes y emprendimientos. En esta misma ahora, con una amiga de la facultad, creamos un estudio de diseño que se encargaba de desarrollar toda la comunicación visual de este tipo de empresas. Sin embargo, sentía muy dentro mío de que a pesar que me gustaba mi profesión y lo que hacía, mi esencia no estaba en “un estudio”.

Me encantaba asesorar a mis clientes, pero la estructura de una agencia no cumplía con mis expectativas.

Estuve un tiempo es crisis y las cosas se fueron resolviendo de a poco. Hay que dejar que la mente y el corazón se alineen para poder buscar un nuevo rumbo y nuevos caminos que reflejen mejor nuestra pasiones.

Crear lo nuevo

Solté, solté como nunca antes lo había imaginado y ese proyecto que me había acompañado durante toda mi carrera profesional hasta ese entonces quedó sólo a cargo de mi socia. Fuí en busca de mi propio destino. ¿Si tuve miedo? Sí, seguro. Pero le puse mucha garra y unos meses después Mujeres que emprenden estaba online y comencé con sólo un curso que se orientaba a lo que mejor sabía hacer con “curso de diseño gráfico para emprendedoras”. Fue mi primer asesoría para ustedes y a la que más le guardo afecto. Es la semilla de este proyecto, que también es un emprendimiento como el de ustedes.

A veces la clave es arriesgarse, no importa el resultado, sólo poner nuestras mejores energías en que nuestros sueños y todo lo que proyectamos se convierta en realidad. Por supuesto que siempre hay nuevos desafíos y obstáculos. Pero caerse también es crecer. Es la única manera de ir cuesta arriba.

El resto ya es historia y siento que muchas de ustedes me fueron acompañando en este crecimiento. Pero lo que mas les quiero transmitir en el post de hoy es que SE PUEDE, con paciencia, constancia y persistencia.

emprender a los 30

Cecy,

Agregar comentario

Dirección email (no será publicada)

Su comentario *