Cuando tenemos una idea, por alguna razón, nuestra cabeza nos lleva siempre a los resultados finales de un largo proceso. Pensamos en el objetivo logrado y no cómo alcanzarlo. Lo cierto es, que para llegar a cumplir las metas propuestas para un emprendimiento hay que partir de una base sólida: la organización.

Imagínense que su proyecto es un barco y están viajando de un continente a otro. Su punto de partida lo conocen y el de llegada también. Pero cómo lograrlo es un camino incierto.  A veces estamos tan apuradas que nos olvidamos de ese detalle, activamos motores, zarpamos y dejamos que la corriente nos lleve. Resolvemos en el día a día y, cuando nos damos cuenta, vemos que  ese hermoso barco que les mencionaba hace unos instantes comienza a estar a la deriva.

¿Qué debemos hacer ante todo?

Primero, mantener la calma. Si ya conocés hacia dónde querés llegar, entonces sólo te resta tomar papel, lápiz y trazar tu hoja de ruta. Planifica objetivos a corto y a mediano plazo e incluí todos los recursos que tenés a tu alcance para llegar a ellos.  Estima tiempos y presupuestos, todo es importante.

La planificación de tu emprendimiento es el “cómo” y el “qué” vas a hacer para llegar a destino. Objetivos claros y un camino planificado son la clave para crecer en el mundo emprendedor. Creamos, planeamos y luego hacemos. Esas son las tres premisas que siempre debes tener presente a la hora de abordar el trabajo a diario.

¿Cuánto tiempo te lleva?

La verdad es que de acuerdo a la magnitud de tu proyecto su tiempo puede variar, pero no será más de algunas horas a la semana. ¡Ponete las pilas, planificá y anímate a emprender!


 

Si aún no conoces el Set emprendedora que les diseñamos para ustedes, ingresá en el siguiente link -->  http://www.mujeresqueemprenden.com.ar/set-emprendedora

 

Agregar comentario

Dirección email (no será publicada)

Su comentario *