¿SE PUEDE EMPRENDER A LOS TREINTA? Te cuento mi historia

Recibí las novedades en tu correo

    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.

¿SE PUEDE EMPRENDER A LOS TREINTA? Te cuento mi historia

Antes de emprender la aventura que significó hacer lo que a mí me apasiona, que es enseñar a potenciar emprendimientos, sentía que posiblemente mi carrera ya se había forjado hacia otro rumbo. Que era dar un giro de trescientos sesenta grados  mi timón.

Contaba con muchos años de experiencia en el área de diseño gráfico y terminaba no sólo “diseñando” lo que querían mis clientes sino que dándoles una atención más integral. sí, descubrí que mi relación con el diseño iba más allá de crear para ellos. Me fascinaba la idea de impulsar unidades de negocio creadas por pequeños emprendedores. Veía mi pasión reflejada en ellos.

Empecé a sentir que el estudio diseño, aunque fuera mío, me quedaba chico. Mi mente iba mucho más allá que sentarse a maquetar, a pasar horas frente al Photoshop o el Illustrator. Tenía hambre de más. Pero me limitaba la edad y la experiencia para dar el volantazo.

Lo pensé muy bien durante más de un año. Y en ese tiempo mi cabeza también empezó a imaginar cómo sería “Mujeres que emprenden”.

mujeres que emprenden

Me junté con mi socia de aquel entonces y le conté que algo muy fuerte que nacía de mí me indicaba que esa era una etapa que llegaba a su fin. Me la jugué por este emprendimiento y mi propio proyecto. Más personal pero apoyado hoy en día por un gran equipo de profesionales.

Y si me pregunto ¿se puede emprender a los treinta?¿se puede ir a foja cero y hacer experiencia en otro rubro a los treinta? En ese momento tenía miedo pero hoy les puedo decir que sí. Con persistencia, perseverancia, constancia y sobre todo con mucho amor por lo que hacemos todos los días. Si yo pude, ustedes pueden.

Me gustaría que aprovechemos este post para que ustedes también me cuenten en qué momento están y cómo decidieron empezar a emprender, ¡me encantaría  leerlas y conocer sus historias!

 

2 Comments


Aimé
Septiembre 12, 2016

Soy psicomitricista y acompañante terapeutico, a los 28 fui mama y decidi dedicarme un poco mas a mi bebe. Al pasar los meses sentia que no queria volver a mi profesion y queria emprender algo para trabajar desde casa, pense mucho y nada se me ocurria hasta que empece a coserle y hacer cosas para mi bebe y todos me decian ppr que no vendes? Bien! Ese era mi rumbo... Me fui a perfeccionar en costura, en cómo ser emprendedora, empece a participar de ferias y a mejorar un poco dia a dia, todavia sigo aprendiendo... Creo que es un camino largo pero muy disfrutable en cada paso.
Cree Almacén de Sueños accesorios para bebes y papas y aunque todavia me falta logre muchas cosas a nivel personal y profesional.
Si que se puede emprender a los 30!! Sin dudas!!

Carolina Cuñé
Septiembre 12, 2016

Hermoso todo lo que decis Ceci, obviamente me siento identificada y lo sabés. Tengo 34 y me siento tan motivada por el nuevo rumbo que le di a mi negocio que parece que sali ayer de la facultad. Gracias por acompañarme, guiarme y ser mi compañera.

LEAVE A REPLY